La Iglesia de San Carlos Borromeo, la más bonita de Viena

La Iglesia de San Carlos Borromeo de Viena es en mi opinión la iglesia más bonita de la ciudad y una magnífica expresión del eclecticismo barroco. Las obras comenzaron en 1716 por parte de Johann Bernhard Fischer von Erlach y finalizó en 1737 a manos de su hijo, Joseph Emanuel Fischer von Erlach. Se construyó en honor a San Carlos Borromeo, arzobispo de Milán y héroe de la epidemia de peste de 1576 por orden del emperador Carlos VI.

Fuente delante de la Iglesia de San Carlos Borromeo

Fuente delante de la Iglesia de San Carlos Borromeo

Visitando la Iglesia de San Carlos Borromeo

Al aproximarte a la iglesia de San Carlos Borromeo, lo primero te encuentras es una fuente circular de gran tamaño con una estatua de grandes proporciones en su interior y que te permitirá reposar un rato sobre todo si viajas en verano como fue mi caso. Detrás de la fuente está situado el templo con sus 80 metros de altura y 60 metros de anchura que la convierten en el segundo de mayor de la ciudad después de la Catedral de San Esteban.

Iglesia de San Carlos Borromeo

Iglesia de San Carlos Borromeo

De gran belleza exterior gracias a su enorme cúpula circular, también destacan las 2 altísimas columnas a sus lados (inspiradas en la Columna de Trajano de Roma) y el pórtico griego central. A los laterales de las columnas encontramos 2 pabellones de estilo barroco romano. Las columnas muestran la vida de San Carlos Borromeo en sus relieves y en el portón están representados los sufrimientos de la ciudad durante la peste, obra de Giovanni Stanetti.

Altar donde se muestra a San Carlos sobre una nube subiendo al cielo

Altar donde se muestra a San Carlos sobre una nube subiendo al cielo

Cuando pasas a su interior llama la atención su altar donde se muestra a San Carlos sobre una nube subiendo al cielo. También veremos en los laterales de la iglesia tallas y retablos muy bonitos de artistas como Giovanni Stanetti. En mi viaje estaban reformando el interior por lo cual había una serie de andamios pero eso no me impidió disfrutar de, para mi, el elemento más importante de esta iglesia, los frescos de su cúpula.

Fresco

Fresco “apoteosis San Carlos Borromeo”

 

Uno de los frescos principales es el pintado por Johann Michael Rottmayr de Salzburgo, realizado entre 1725 y 1730, denominado “La apoteosis de san Carlos Borromeo” y que sería el último encargo que cumplió el artista. En él se representa la intercesión de Carlos Borromeo, con el apoyo de la Virgen María, y en torno a ellos las virtudes cardinales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *