Viena, los 11 secretos de la ciudad austríaca ¿No quieres descubrirlos?

Cuando se habla de Viena se habla de cultura, arte, elegancia, clasicismo. La capital de Austria es sinónimo de bellos y majestuosos palacios, hermosas iglesias e icono de la cultura europea. ¿Qué ver en Viena en 2 días?

¿Qué ver en Viena en 2 días?

Aunque la ciudad tiene tal cantidad de edificios y monumentos que podríamos estar días y días recorriéndola, me voy a centrar en presentaron 11 elementos que no podéis dejar de visitar durante vuestro viaje.

1.- Palacio Schönbrunn.

Antigua residencia de verano de la familia imperial de Viena. Algo alejada de la ciudad, merece totalmente la visita, no solo por su interior, sino por la belleza de sus gigantescos jardines. Lastima no poder fotografiar las salas de estilo rococó del siglo XVII.

Palacio Schönbrunn.

Palacio Schönbrunn.

La mejor fotografía del Palacio Schönbrunn se toma desde el edificio de la Glorieta, en una colina situada delante del palacio en la cima de una colina de sus jardines.

La Glorieta del Palacio Schönbrunn.

La Glorieta del Palacio Schönbrunn.

2.- Iglesia Votiva en Viena (Votivkirche).

Sin duda la principal atracción de esta iglesia construida en 1879 son sus dos torres gemelas de 99 metros de altura. Su historia es curiosa, ya que el emperador Francisco José sufre un intento de atentado y tras sobrevivir mandó construir el tempo y una vez terminado celebró en él sus bodas de plata.

Iglesia Votiva en Viena (Votivkirche).

Iglesia Votiva en Viena (Votivkirche).

3.- Ópera de Viena.

Posiblemente podamos hablar de una de las más famosas a nivel Mundial. Inaugurada en 1869 con una obra de Mozart. Sufrió un atentado de bomba en 1945. Se puede visitar su interior mediante una visita guiada. ¿Cómo vestir para ir a la ópera de Viena? No se necesita ir de etiqueta pero tampoco vayas en pantalón corto y chanclas.

¿Qué ver en Viena en 2 días? La Ópera.

¿Qué ver en Viena en 2 días? La Ópera.

4.- Palacio Imperial de Hofburg.

No os imaginéis este elemento como un palacio sin más, ya que es un conjunto arquitectónico completo de gran belleza. Lo más significativo pues son las propias estancias del castillo así como el Museo Sisi (no lo recomiendo salvo que seas muy fan). La parte más antigua del palacio data del siglo XIII.

¿Qué ver en Viena en 2 días? Palacio Imperial de Hofburg.

¿Qué ver en Viena en 2 días? Palacio Imperial de Hofburg.

5.- Iglesia de Maria de las Nieves (Minoritenkirche).

Conocida como “Iglesia Nacional italiana de María de las Nieves” debido a que el emperador se la cedió a los italianos 1782. Vuestra vista se irá inmediatamente a su torre octogonal sin ninguna duda, que a pesar de su grandiosidad fue reducida. El interior cuenta con una copia de la “Última Cena” de Leonardo da Vinci, solicitada por Napoleón en 1806 tras la conquista de la ciudad.

Iglesia de Maria de las Nieves (Minoritenkirche).

Iglesia de Maria de las Nieves (Minoritenkirche).

6.- Cripta de los Capuchinos de Viena.

Con un sencillo exterior de la iglesia, su interior acoge una de las criptas más bellas que he visitado y que alberga 150 sarcófagos de 12 emperadores y 18 emperatrices, 116 archiduques y archiduquesas. De ahí que también es conocida como la Cripta Imperial de Viena.

Cripta de los Capuchinos de Viena.

Cripta de los Capuchinos de Viena.

7.- Iglesia de San Pedro en Viena (Peterskirche).

Super cerca de la Catedral pero algo escondida en una pequeña calle, encontré una de las iglesias más bonitas de la ciudad, no solo por su exterior del siglo XVIII, sino también por la cantidad de detalles en su interior. La Peterskirche de Viena sufrió dos incendios, pero a pesar de ello ahora es un bello templo barroco.

Iglesia de San Pedro en Viena (Peterskirche).

Iglesia de San Pedro en Viena (Peterskirche).

8.- Catedral de Viena (Stephansdom).

Dedicada a San Esteban, esta iglesia construida entre 1137-1147 es el icono religioso de la ciudad. Su exterior es maravilloso, empezando por los distintos pórticos de entrada (por la Puerta de Cantores no podían entrar las mujeres), su Tejado de los Azulejos formado por 250.000 piezas, está coronada por la Torre Sur de 137 metros de altura y la Torre Norte de 69 metros.

Catedral de Viena (Stephansdom).

Catedral de Viena (Stephansdom).

En el interior destacar la combinación de elementos góticos y barrocos en su nave central y capillas laterales. No os perdáis la Campana Pummerin, el Púlpito de Pilgram, las catacumbas o el Cristo Crucificado de la capilla Tirna entre otros elementos. Indicar que Mozart se casó y su funeral fue realizado en esta catedral.

Interior de la Catedral de Viena (Stephansdom).

Interior de la Catedral de Viena (Stephansdom).

9.- Iglesia de San Carlos Borromeo (Karlskirche).

Para muchos, la belleza de la Karlskirche de Viena es superior a la de cualquier templo vienés y su construcción se llevo a cabo entre 1716-1737. Si la estructura del exterior os enamorará, no os perdáis el fresco de su cúpula. Es curioso, ya que se erigió en honor a San Carlos Borromeo, patrón de la lucha contra la peste, tras superar la ciudad la epidemia de 1713.

Iglesia de San Carlos Borromeo (Karlskirche).

Iglesia de San Carlos Borromeo (Karlskirche).

10.- Parlamento de Viena.

Durante 10 años se edificó este enorme edificio de estilo neoclásico que aloja la sede del Consejo Nacional y la del Consejo Federal. Hay que indicar que fue reconstruido tras sufrir bombardeos en la II Guerra Mundial.

Parlamento de Viena.

Parlamento de Viena.

11.- MuseumsQuartier.

Es un recinto muy bonito, el epicentro artístico de la capital con 60.000 metros cuadrados (el 8º del Mundo). Está compuesto por museos: Leopold Museum y el Museo de Arte Moderno (Mumok), el centro de arte contemporáneo (Kunsthalle Wien), el centro de danza (Tanzquartier). También son celebrados en este lugar eventos como Wiener Festwochen (festival cultural de Viena), el Festival Internacional de Cine de Viena, o el ImPulsTanz Vienna International Dance Festival.

MuseumsQuartier.

MuseumsQuartier.

Bonus: Las Cafeterías más famosas de Viena by @wild_world_experience

La cultura de la ciudad está asociada sin ninguna duda a sus cafeterías de gran belleza, algunas ellas de gran antigüedad.

1.- Cafe Sacher.

Ubicado en el hotel Sacher, este local de ambientación imperial muy elegante consigue embriagar al viajero de épocas lejanas y recompensarle con la mejor tarta Sacher de Viena. Trato excelente y aunque el precio y la fila de entrada pueden ser un poco más elevado de lo normal, merece la pena sin duda deleitarse con sus cafés y dulces.
Café Sacher.

Café Sacher.

2.- Cafe central.

El café central es un must sin duda en un viaje a Viena, su arquitectura impresiona y se respira plácidamente en el ambiente la historia intelectual que a pasado por sus rincones.
El servicio muy atento y agradable. La cocina más enfocada a algo ligero pero delicioso, y como, no podían faltar esas suculentas tartas para recuperar fuerzas.
Café central.

Café central.

3.- Kunsthistorisches Museum Vienna Cafe.

En compañía de esculturas y obras de arte, se encuentra éste espectacular salón=café dentro del museo. Una sensación magnífica al degustar sus especialidades rodeados de mármol y sofás de terciopelo rojo.
El brunch muy variado y completo, alrededor de 20€ pero es suficiente para dos.
No se puede olvidar la vista desde el piso superior.
Kunsthistorisches museum vienna cafe.

Kunsthistorisches museum vienna cafe.

4.- Cafe Demel.

Situado en la zona privilegiada del palacio Hofburg y de decoración barroca, esta confitería=café ofrece una amplia gama de postres y bebidas calientes. Ambiente desagradable y personal bastante serio. La mala organización según entras te obliga a elegir rápidamente sin que nadie te explique nada. Disfrutan de fama mundial por su tarta sacher pero no ostentan el privilegio de ser dueños de la receta. Puedes ver cómo hacen los repostería los dulces a través de una mampara.
¿Qué ver en Viena en 2 días? Café Demel.

¿Qué ver en Viena en 2 días? Café Demel.

5.- Cafe Landtmann.

Uno de los mejores cafés de Viena, el interior es hoy en día patrimonio artístico protegido y tiene el don de hacerte sentir como en casa. La cocina es estupenda, sobre todo brunch y meriendas.
El servicio fabuloso y elegante, muy acorde con los salones. Precio asequible teniendo en cuenta la infinidad de personajes ilustres que han pasado por sus sillones en estos casi 150 años de historia y fama reconocida.
¿Qué ver en Viena en 2 días? Cafe Landtmann.

¿Qué ver en Viena en 2 días? Cafe Landtmann.

Mi opinión…

Viena es elegante y monumental, se respira arte por toda la ciudad, es muy tranquila pero merece la pena ser visitada sin ninguna duda. Si os sobra tiempo os recomiendo un día más para poder conocer la ciudad más a fondo y descubrir nuevos lugares.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *