Diario París 4: El Cementerio Pére-Lachaise y el Panteón

Último día en París, pero no por ello el más «suave» ya que me esperaba un largo día por delante. Tomo el metro para llegar a un lugar bastante curioso en la ciudad francesa: el Cementerio del Père-Lachaise. La calma reina en ese laberinto de 70.000 tumbas que lo convierten en el más grande de la ciudad y donde yo me convertí en uno de los 2 millones de visitantes que recibe anualmente.

Cementerio del Père-Lachaise

Cementerio del Père-Lachaise

Tras una larga caminata llegué a la Plaza de la República (Place de la République), una pequeña decepción ya que la esperaba más hermosa. El elemento más bonito es la estatua de Marianne que sostiene el ramo de olivo como símbolo de paz y en otra una tablilla con la inscripción «droits de l’homme» (derechos humanos).

Plaza de la República (Place de la République)

Plaza de la República (Place de la République)

Desde aquí mis pasos me llevaron a un museo con una fachada espectacular (nunca había visto nada similar en ninguno de mis viajes): el Centro Pompidou. Sus 6 plantas albergan una de las mejores colecciones de arte moderno y contemporáneo del mundo. Pero mis ojos no podían dejar de mirar su colorida estructura.

Centro Pompidou

Centro Pompidou

El largo cansancio acumulado en mis piernas me obligó a tomar un autobús hasta llegar a otro fantástico lugar: el Panteón de París (le Panthéon). Nada más entrar vi una pequeña cola de personas a las que me uní para subir a su cúpula y poder obtener desde allí unas impresionantes vistas de la ciudad parisina. En mi opinión es el monumento más completo de París, ya que las vistas desde sus alturas, así como su exterior e interior de gran belleza. Además indicar que posee una cripta donde se encuentran las tumbas de figuras como Voltaire, Rousseau, Victor Hugo, Marie Curie, Louis Braille, Jean Monnet o Alejandro Dumas.

Paris desde el Pantheon

Paris desde el Pantheon

Panteón de París (le Panthéon)

Panteón de París (le Panthéon)

El Panteón (le Panthéon)

El Panteón (le Panthéon)

Tras disfrutar de la belleza de panteón y comer algo para reponer fuerzas mis pies viajeros me llevaron a un espacio verde fabuloso, los Jardines de Luxemburgo (Jardin du Luxembourg). Viendo el paisaje que se mostraba ante mis ojos no era de extrañar que un gran número de parisinos y turistas ocuparan el parque. Si no fuera suficiente, la grandeza del Palacio del Luxemburgo aumenta el interés del recinto. Un maravilloso estanque completa esta estampa fabulosa.

Jardines de Luxemburgo (Jardin du Luxembourg)

Jardines de Luxemburgo (Jardin du Luxembourg)

Palacio del Luxemburgo

Palacio del Luxemburgo

Desde aquí me desplacé a uno de los rincones que más me gustaron en mi viaje a la capital francesa, la Iglesia de San Sulpicio (Église Saint-Sulpice). La fuente que se localiza en la plaza es la más bonita de la ciudad gracias a las esculturas que la adornan. Además, la iglesia en sí misma es una obra de arte, siendo la más grande de la ciudad después de la Catedral y adquiriendo enorme fama tras su aparición en la novela «El Código da Vinci«.

Plaza de Saint-Sulpice

Plaza de Saint-Sulpice

Iglesia de San Sulpicio (Église Saint-Sulpice)

Iglesia de San Sulpicio (Église Saint-Sulpice)

Debido a la larga distancia tomé un autobús en una parada cercana a la iglesia que me transportó a Las arenas de Lutecia (Les arènes de Lutèce), un anfiteatro romano que realmente es más bien un parque algo escondido con gradas y donde me sorprendió la cantidad de gente de todas las edades que jugaban a la petanca.

Las arenas de Lutecia (Les arènes de Lutèce)

Las arenas de Lutecia (Les arènes de Lutèce)

A pocos pasos se encuentra la Gran Mezquita de París (Grande Mosquée de Paris). Está abierta al público y protegida por soldados. Tuve la oportunidad de participar de forma externa de los rezos de la comunidad (en la que había miembros de todas las culturas y nacionalidades). Tuve la oportunidad de caminar por su interior y deleitarme con los colores de su patio y al salir de allí disfrutar de su minarete de 33 metros de altura.

Gran Mezquita de París

Gran Mezquita de París

Grande Mosquée de Paris

Grande Mosquée de Paris

Mi ruta y viaje en París termina en la Plaza de la Bastilla (Place de la Bastille). El lugar en sí mismo no es de gran belleza, pero te transporta a una época histórica de gran importancia, la toma de la Bastilla por parte del pueblo que supuso el inicio de la Revolución Francesa. En el centro de la plaza se sitúa la enorme Columna de Julio, otro elemento histórico en la cual están inscritos los 615 asesinados en la revolución de julio de 1830.

Plaza de la Bastilla (Place de la Bastille)

Plaza de la Bastilla (Place de la Bastille)

Mi itinerario:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *