Diario Polonia 4/6: Las Minas de Sal de Wieliczka

Tras ver el campo de concentración de Auschwitz-Birkenau, regresamos a Cracovia, donde teníamos 1 hora para comer y volver al mismo lugar para tomar de nuevo el autobús y visitar las espectaculares Minas de Sal de Wieliczka.

Entrada mina Wieliczka

Entrada mina Wieliczka

Escultura en la mina de sal de Wieliczka

Escultura en la mina de sal de Wieliczka

Después de llegar y caminar unos metros desde la paradas de autobuses, llegamos a la entrada de la mina donde nos dieron como ocurrió en Auschwitz, unos auriculares para seguir la visita y escuchar los comentarios de nuestra guía.

Escenas en la mina de Wieliczka

Escenas en la mina de Wieliczka

Busto fabricado con sal

Busto fabricado con sal

Después de bajar unas interminables escaleras de madera llegamos a lo que realmente se considera la entrada a las minas. El primer nivel se sitúa a 64 metros de profundidad, un número no tan alucinante teniendo en cuenta los 327 metros de profundidad y sus 300 kilómetros de longitud.

Gnomos trabajando en la mina

Gnomos trabajando en la mina

Galerias en las minas de sal de Wieliczka

Galerias en las minas de sal de Wieliczka

A partir de este momento todo fue una acumulación de bellas cámaras repletas de obras de arte en forma de sal, 22 salas exactamente (aunque existen 3000 y 9 niveles de profundidad), a las cuales fuimos accediendo atravesando múltiples galerías. Esculturas, herramientas, formaciones geológicas naturales y otras esculpidas por la mano del hombre.

Capilla Santa Kinga

Capilla Santa Kinga

Decoración en la capilla de Santa Kinga

Decoración en la capilla de Santa Kinga

Tras atravesar todas estas salas llegamos al epicentro de las Minas de Sal de Wieliczka, a la sala que hace que esta visita sea excepcional y obligada si viajas a Cracovia. Hablo de la mayor capilla subterránea del mundo, la de Santa Kinga, en conmemoración de la patrona de los mineros de sal de Wieliczka.

Relieves en la capilla de Santa Kinga

Relieves en la capilla de Santa Kinga

La Santa Cena esculpida en sal

La Santa Cena esculpida en sal

La sala tiene una longitud de 54 metros, a la que se accede bajando unas escaleras (las vistas desde arriba ya dan una idea al visitante de la magnitud de este recinto). La decoración es simplemente maravillosa, y realizada a través de un elemento tan sencillo como la sal.

Río atravesando la mina

Río atravesando la mina

Lago en las minas de sal de Wieliczka

Lago en las minas de sal de Wieliczka

Después de disfrutar con tiempo más que suficiente de este tesoro subterráneo, pudimos disfrutar de un breve espectáculo de luz y sonido, dentro de un enorme lago en el interior de las minas. Indicar que la UNESCO añadió en 1978 las minas en la Lista Mundial de la UNESCO como Patrimonio Cultural y Natural.

Minas de Sal de Wieliczka elegidas por la UNESCO

Minas de Sal de Wieliczka elegidas por la UNESCO

La última parte de la visita es la que menos me gustó, llegando a una sala donde se puede descansar, tomar algo y comprar algún recuerdo, para finalmente atravesar un salón de comidas, y tomar un minúsculo y claustrofóbico ascensor para salir al exterior.

6 comentarios

  • Desde luego una visita muy interesante y muy fácil de hacer desde Cracovia. La verdad es que son impresionante. No me extraña que formen parte del Patrimonio de la Humanidad.

    Responder
    • EuropeosViajeros

      A mi me enamoraron las minas. El trayecto interior, la sala principal. Una visita recomendable al 100%.

      Responder
  • Un lugar muy peculiar, a mi me llamó mucho la atención cuando lo visité, y muy divertida esa sensación de subir en el ascensor de los mineros!!! Y sin embargo a vosotros no os gustó nada….

    Responder
    • EuropeosViajeros

      El problema que subimos diez personas en un ascensor muy pequeño, y la sensación era un poco claustrofóbica, pero bueno es un detalle sin importancia. Pero la visita es obligatoria, y las minas son alucinantes.

      Responder
  • Que sitio tan curioso!!. La cantidad de lugares que tiene el mundo para conocer, verdad?

    Responder
    • EuropeosViajeros

      La verdad es que es una lástima todo lo que no vamos a poder conocer en persona. Pero bueno, lo importante es disfrutar de lo que vemos.

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *