Diario Polonia 5/6: La Colina Wawel y el Barrio Judío

Lo primero que hice fue ir a visitar el punto turístico más conocido de la ciudad de Cracovia, la Colina Wawel. Me dirigí a la taquilla para comprar una entrada combinada con la que ver los Aposentos Reales del Castillo de Wawel, la Catedral de Wawel, y la Cueva del Dragón.

Comencé visitando los aposentos reales. Indicar que no se puede entrar con mochilas, pero justo en la diagonal de la entrada a los aposentos hay una oficina donde dejarlas. No se pueden realizar fotografías…pero bueno, si eres hábil puedes realizar alguna, y capturar la belleza de las múltiples salas. Las dos salas más grandes son las de los Senadores y los Diputados. Hay vigilantes en todas, te llevarás una bronca si te pasas de listo.

Entrada a los aposentos reales del Castillo Wawel.

Entrada a los aposentos reales del Castillo Wawel.

 

Decoración aposentos reales Castillo Wawel.

Decoración aposentos reales Castillo Wawel.

Desde allí volví a recoger la mochila, y visité la catedral, la cual me gustó bastante, aunque he de indicar que pensé que sería de mayor tamaño. Di un paseo y me dirigí hacia la cueva del dragón.

Catedral de Wawel en la Colina Wawel

Catedral de Wawel en la Colina Wawel

 

Interior de la Catedral de Wawel en la Colina Wawel.

Interior de la Catedral de Wawel en la Colina Wawel.

La cueva del dragón está situada en un lateral del castillo, es como un minúsculo torreón, y desde allí bajas a la parte de abajo de la colina sin tener que dar la vuelta completa. La cueva es la típica tontería para turistas, bajas 130 escalones, caminas 70 metros y sales al exterior de la Colina Wawel. Allí te encuentras junto a la escultura del dragón de bronce.

La cueva del dragón da al exterior de la Colina Wawel

La cueva del dragón da al exterior de la Colina Wawel

Recorrí el paseo del río y me dirigí hasta la hermosa Iglesia de Santa Catalina de Alejandría (Kraków Parafia św. Katarzyny Aleksandryjskiej), una iglesia de enorme tamaño y belleza. Me sorprendió mucho la grandeza de su altar barroco, y la paz de su claustro.

Iglesia de Santa Catalina

Iglesia de Santa Catalina

 

Altar barroco en la iglesia Santa Catalina

Altar barroco en la iglesia Santa Catalina

 

Iglesia de Santa Catalina de Alejandría en Cracovia.

Iglesia de Santa Catalina de Alejandría en Cracovia.

A pocos metros en la misma calle, se encontraba la Iglesia del Arcángel San Miguel y de San Estanislao Arzobispo y Mártir en la Roca, Monasterio de los Monjes Paulinos, aunque es más conocida como el Monasterio en la Roca (Paulini Skalka). Más grande por fuera que por dentro, pero con un interior acogedor y con una decoración hermosa.

Iglesia del Arcángel San Miguel y de San Estanislao.

Iglesia del Arcángel San Miguel y de San Estanislao.

 

Interior del monasterio en la roca

Interior del monasterio en la roca

Antes de comer decidí que para completar la mañana podía pasar a contemplar la Basílica del Corpus Christi (Bazylika Bozego Ciala), un templo precioso en cuanto a arquitectura y colores. Está muy cargada de decoración, pero es muy linda.

Basílica del Corpus Christi.

Basílica del Corpus Christi.

 

Interior de la basílica del Corpus Christi

Interior de la basílica del Corpus Christi

Después de comer un enorme, económico y picante zapiekanki diablo (lo que nosotros conocemos como panini), que hizo que se me cayeran las lágrimas del fuerte picor, decidí dedicar la tarde a visitar el Barrio Judío.

Puesto de comida de zapiekanki

Puesto de comida de zapiekanki

Comencé visitando Tempel Synagogue, una preciosa sinagoga, con decoración en tonos rojizos y dorados. Fué destruida durante la Segunda Guerra Mundial por los nazis alemanes.

Tempel Synagogue.

Tempel Synagogue.

 

Interior Tempel synagogue

Interior Tempel synagogue

Mi siguiente destino, a pocos metros, fue la Sinagoga de Isaac (Synagoga Izaaka). Mucho más sencilla y humilde que la anterior. Aunque tiene un encanto especial, por las pinturas originales sobre su pared.

Interior de la sinagoga Isaac.

Interior de la sinagoga Isaac.

Por último, me acerqué tras unos minutos a ver la Sinagoga Remuh (Remuh Synagogue), la más pequeña, y cuyo principal atractivo es el Cementerio Remuh, anexo a ella, y que aún conservan lápidas.

Cementerio Remuh en el interior de la sinagoga Remuh.

Cementerio Remuh en el interior de la sinagoga Remuh.

Para terminar mi jornada viajera visité la zona de Podgórze, porque deseaba observar en la Plaza de la Paz (Plac Bohaterów Getta) en la cual se seleccionaba la gente que iba a uno de los campos, y que hoy contiene un monumento conmemorativo en forma de 70 sillas vacías, que representan las pertenencias que dejaban los deportados.

Monumento de las sillas en la plaza de la Paz de Cracovia.

Monumento de las sillas en la plaza de la Paz de Cracovia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *