Diario Portugal 2: Guimaraes y el Monte da Penha

El día empezó bien, no había huelga prevista hasta la noche, así que posiblemente tuviese que hacer como el día anterior, irme en tren y volver en autobús. Al igual que Braga, Guimaraes es un destino perfectamente conectado con Oporto, por lo cual es una opción fantástica para completar tu viaje al Norte de Portugal. ¿Qué ver en Guimaraes en un día?

¿Qué ver en Guimaraes en un día? Patrimonio de la Humanidad.

Comencé el día buscando la iglesia de San Francisco en un lugar totalmente distinto a su ubicación real (agradecimientos irónicos para Google Maps), pero bueno, la gente siempre es amable con los turistas y finalmente la encontré, más bonita por dentro que por fuera y tras dar muchas vueltas llegué a la Plaza Largo do Toural (Plaza Toural), de gran belleza y color.

Iglesia de San Francisco en Guimaraes

Iglesia de San Francisco en Guimaraes

Interior de la iglesia de San Francisco

Interior de la iglesia de San Francisco

Plaza Largo do Toural (Plaza Toural)

¿Qué ver en Guimaraes en un día? Plaza Largo do Toural (Plaza Toural)

Plaza Largo do Toural (Plaza Toural)

Plaza Largo do Toural (Plaza Toural)

Me desplacé a la Plaza Oliveira, comienzo del casco histórico de la ciudad con la Igreja de Nossa Senhora da Oliveira (Iglesia de Nuestra Señora de Oliveira) y el Padrao do Salado (Monumento del Salado). La iglesia del siglo XIV está declarada como Monumento Nacional. El Padrao do Salado conmemora la batalla del salado en Tarifa (Cádiz).

Padrao do Salado (Monumento del Salado)

Padrao do Salado (Monumento del Salado)

Igreja de Nossa Senhora da Oliveira (Iglesia de Nuestra Señora de Oliveira)

Igreja de Nossa Senhora da Oliveira (Iglesia de Nuestra Señora de Oliveira)

Una vez visitado el pequeño templo me desvié un poco andando hacia la derecha, bajé una pequeña cuesta hasta llegar a la colorida y florida Plaza de Brasil con la Iglesia Guartel al fondo, la cual estaba cerrada tanto en ese momento de la mañana como más tarde cuando volví a pasar por allí. La Iglesia de São Gualter, también conocida como Iglesia de Nossa Senhora da Consolação e Santos Passos del siglo XVIII para mi es la más bella de Guimares.

Iglesia de São Gualter, también conocida como Iglesia de Nossa Senhora da Consolação e Santos Passos

Iglesia de São Gualter, también conocida como Iglesia de Nossa Senhora da Consolação e Santos Passos

Volví sobre mis pasos hasta regresar de nuevo a la plaza y desde allí, me dirigí hacia el norte para buscar la oficina de turismo y proseguí hasta el final de la calle Santa María donde se encuentra el Monte Latito, conocido como la Colina Sagrada, un emplazamiento de gran belleza.

En dicha colina se se encuentra el Palacio de los Duques de Braganza (visita imprescindible por la enormidad de sus preciosas estancias), del cual me encantaron sus chimeneas cilíndricas. En dicha colina también se encuentran la Capela de São Miguel (Iglesia de San Miguel), una construcción románica de piedra actualmente vacía, y el Castillo de Guimaraes, una fortaleza con 7 torres de gran belleza externa, construida en el siglo X por la Condesa Mumadona Dias.

Interior del Palacio de los Duques de Braganza

Interior del Palacio de los Duques de Braganza

Patio del Palacio de los Duques de Braganza

Patio del Palacio de los Duques de Braganza

Capela de São Miguel (Iglesia de San Miguel)

Capela de São Miguel (Iglesia de San Miguel)

Castillo de Guimaraes

Castillo de Guimaraes

El final de mi visita me llevó a una localización espectacular, el Monte da Penha. Para subir debéis coger el teleférico. Llegar hasta él es relativamente fácil, detrás de la iglesia Guartel girar a la izquierda y continuar, subís una calle circular empinada y al final seguís recto y veréis que hay una especie de aparcamiento (también se puede llegar desde otros emplazamientos), pues metros más adelante, enfrente de un bar con terraza (se ve mejor el bar que el teleférico) localizáis el lugar.

Teleférico para subir al Monte da Penha

Teleférico para subir al Monte da Penha

Vistas de la ciudad desde el Monte da Penha

Vistas de la ciudad desde el Monte da Penha

Cuesta 4,5 euros el billete de ida y vuelta (no vi a nadie subir ni bajar a pie, y por el tiempo que tarde en llegar montado estimo que la distancia es muy considerable y la ruta lo suficientemente dura para realizarla a pie). La subida es alucinante por lo endeble de las cabinas, y por la larga duración del trayecto. Merece totalmente la pena subir no por el monasterio en sí, que al igual que ocurre con Bom Jesús do Monte (Braga), se trata de un templo pequeño, pero sí por la panorámica que obtendremos de la ciudad y por la belleza del lugar que lo rodea, un gran paraje natural.

Santuario da Penha

Santuario da Penha

El Santuario da Penha es de interior humilde, pero el edificio tiene una belleza espectacular que además viene acompañada por su localización. Fue construido a mediados del siglo XVII y está dedicado a la Virgen Ntra. Sra. De Penha.

Interior del Santuario da Penha

Interior del Santuario da Penha

El día terminó y regresé a Oporto en tren sin problemas, al día siguiente la intención era visitar en tren Aveiro y acercarme usando el metro a Vila do Conde, pero desconocía como sería el alcance de la huelga de trenes (las conexiones en autobús con Aveiro son pésimas).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *