Bad Ragaz, la ciudad balnearia de Suiza

Bad Ragaz posee una gran tradición como balneario, gracias a sus aguas termales. Se encuentra en el cantón de San Galo, en el distrito de Sarganserland, Suiza. Ubicada en el valle del Rin de San Galo, al pie del Pizol, es hoy en día un famoso centro de wellness, con alojamientos de primera categoría, fantásticos baños termales y varios campos de golf.

Panorámica de la ciudad de Bad Ragaz en Suiza @Wikimedia

Panorámica de la ciudad de Bad Ragaz en Suiza @Wikimedia

Las aguas termales de Bad Ragaz emanan a 37 grados centígrados del profundo barranco de Tamina. La tradición como balneario data del siglo XIII. Ya entonces llegaban peregrinos a la abadía de Pfäfers, en el valle Taminatal, buscando los beneficios de sus aguas termales.

Clima de Bad Ragaz

Si vas a visitar Bad Ragaz debes saber que cuenta con un clima de tipo subártico, y que la temperatura media anual es de 9,2 grados centígrados. La mejor época para conocer esta localidad suiza es en verano, cuando la media es de 18,3 grados. Los inviernos son fríos, con una temperatura anual media de 0,3 grados. La precipitación media anual es de 1.129 mm.

Además de su atractivo termal, Bad Ragaz también cuenta con una gran riqueza natural, que se traduce en maravillosos parajes que recorrer. Un buen ejemplo son las Gargantas del Tamina, o Taminaschlucht. Se trata de un barranco salvaje con espectaculares paredes rocosas que alcanzan los 70 metros de altura. Es aquí donde brota un manantial térmico, que procede del interior de la montaña.

Barranco del río Tamina @Wikimedia

Barranco del río Tamina @Wikimedia

Otros atractivos Bad Ragaz son el bello paseo de Altes Bad Pfäfers, que lleva hasta el balneario Bad Pfäfers; la montaña Pizol, de 2.220 metros de altura, que ofrece  unas espectaculares vistas panorámicas del valle del Rin o del Lago de Constanza; las ruinas del burgo de Freudenberg, la capilla de St. Leonhard o Heidiland, un parque temático sobre el famoso personaje creado por la escritora suiza Johanna Spyri, Heidi, cuyos libros están ambientados en estas preciosas montañas. No hay que dejar de visitar la idílica estación de Bad Ragaz, inaugurada en el año 1858, que se encuentra al norte del núcleo urbano de Bad Ragaz.

Ruinas del burgo de Freudenberg @Wikimedia

Ruinas del burgo de Freudenberg @Wikimedia

Gastronomía y alojamiento en Bad Ragaz

 La oferta gastronómica de Bad Ragaz, como la mayoría de la cocina Suiza, posee numerosas influencias de la cocina alemana, de la francesa y de la cocina del norte de Italia. Pero también podremos degustar platos y productos cien por cien suizos, como el Rösti, que es una tortilla de patatas que se fríe en mantequilla derretida; el Älplermagronen, un gratinado de patatas, macarrones, queso, nata y cebollas; la popular fondue de queso o de chocolate, la Raclette, el exquisito chocolate suizo o la gran variedad de quesos suizos.

La oferta de hoteles en Bad Sagaz incluye el hotel de cuatro estrellas Sorell Tamina, que se encuentra en el número 3 de Am Platz, o el hotel de tres estrellas Swiss Quality Garten Sandi, ubicado en el número 47 de Bahnhofstrasse.

Capilla de St. Leonhard @Wikimedia

Capilla de St. Leonhard @Wikimedia

Recursos turísticos de Bad Ragaz

Además de los recursos termales y naturales de Bad Ragaz, su oferta turística incluye una recomendable estación de esquí. La mejor zona para esquiar es la de la  montaña Pizol, que cuenta con más de 40 kilómetros de pistas ubicadas a una altura de entre 1.600 y 2.220 metros. Para disfrutar de os deportes blancos contamos 12 teleféricos y telesquíes, una zona freeride, una escuela de deporte de invierno o diversas rutas para practicar el esquí nórdico. También hay un trayecto sólo para trineos, con siete kilómetros de longitud, y un buen número de caminos que han sido debidamente marcados para el disfrute de las raquetas de nieve.

Bartholomeplatz @Wikimedia

Bartholomeplatz @Wikimedia

Como complemento a las actividades del balneario, en Bad Ragaz se puede jugar golf, ya que hay dos campos. También es un buen lugar para el ciclismo de montaña, sobre todo por el monte Pizol y por la llanura del valle del Rin. Desde la ciudad de Bad Ragaz se pueden realizar excursiones al cercano Principado de Liechtenstein, al palacio de Sargans, a San Gall o al precioso Lago de Constanza.

Créditos del artículo
Web: Viajes para toda una vida
Twitter: @miblogdeviajes
Facebook: Viajes para toda una vida
Google+: Viajes para toda una vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *