Almansa, un Castillo y una gran Batalla.

Visitamos la localidad de Almansa, en la provincia de Albacete, con sus aproximadamente 25000 habitantes y un castillo, icono de la ciudad, y el cual durante 3 años ha sido remodelado. ¿Qué ver en Almansa?

¿Qué ver en Almansa? Castillo y batalla.

1.- Castillo de Almansa.

Tras aparcar cerca de la Plaza Santa María, subimos unas escaleras hasta una pequeña oficina donde compramos las entradas y tras ver un vídeo informativo, accedemos al castillo, donde una guía nos da una breve explicación para entender mejor la fortaleza, remodelada durante 3 años.

Castillo de Almansa.
Castillo de Almansa.
Puerta de acceso al Castillo.
Puerta de acceso al Castillo.

Inicialmente, en el siglo XI, era un punto de vigilancia, pero tras unirse al Señorío de Villena en el siglo XIII, dada su situación geográfica, se convierte en un punto de control fronterizo entre los reinos de Aragón y Murcia, y el castillo va creciendo en tamaño y se le van añadiendo elementos defensivos.

Almenas del castillo.
Almenas del castillo.

En la visita podemos recorrer las almena, el patio de armas, subir a un nivel superior donde tenemos una terraza que da acceso a la Torre del Homenaje. Lástima que las escaleras de caracol para subir a lo alto de la torre estén temporalmente cerradas al público.

¿Qué ver en Almansa? El Castillo.
¿Qué ver en Almansa? El Castillo.
Torre del Homenaje del Castillo.
Torre del Homenaje del Castillo.

2.- Museo de la Batalla de Almansa.

Justo al lado de las escaleras de acceso al castillo se encuentra la oficina de turismo, y en su sótano podemos ver el museo de la batalla de Almansa. En el interior del museo podréis ver algunas piezas de la época, maquetas de la batalla y de la ciudad, mapas antiguos y pantallas interactivas. Es pequeño y se puede ver en poco tiempo.

Maqueta en el Museo de la Batalla de Almansa.
Maqueta en el Museo de la Batalla de Almansa.

3. Plaza de Santa María en Almansa.

Es el epicentro de la ciudad, ya que desde ella se accede al museo, castillo, el palacio de los Condes de Cirat y la iglesia de la Asunción. También aloja la fuente de los patos, de finales del siglo XIX.

Plaza de Santa María.
Plaza de Santa María.

4.- Palacio de los Condes de Cirat.

También conocido como «Casa Grande», este palacio renacentista de 1575 alberga el ayuntamiento de la ciudad. Lo primero que llama la atención es la portada manierista con sus 2 figuras humanas y un escudo heráldico. No dejéis de entrar para disfrutar del patio porticado renacentista.

Palacio de los Condes de Cirat.
Palacio de los Condes de Cirat.
Patio de la Casa Grande.
Patio de la Casa Grande.

5.- Iglesia de la Asunción en Almansa.

Dada su etapa de construcción, entre el siglo XVI y XIX, muestra una combinación de estilos muy diversa: gótico, renacimiento, barroco, rococó y neoclásico. Lástima que estuviera cerrada, motivo por el cual no pude ver a la Patrona de la ciudad Nuestra Señora de Belén, que preside su altar mayor. En la fachada destaca su conjunto escultórico con la Asunción de María, los ángeles y el aposto San Pedro.

Iglesia de la Asunción en Almansa.
Iglesia de la Asunción en Almansa.

6.- Convento de las Agustinas en Almansa.

En una calle paralera a la anterior, se encuentra este convento fundado en 1609, siendo la portada barroca su elemento más representativo. Está compuesto por dos columnas salomónicas.

Convento de las Agustinas en Almansa.
Convento de las Agustinas en Almansa.

7.- Pantano de Almansa.

A escasos minutos de la ciudad se encuentre este paraje de fauna y flora. Puedes realizar múltiples rutas circulares, pero en nuestro caso no fue posible ya que el puente se encontraba hundido. No obstante una vez aparcado el coche en el parking, realizamos un tramo del recorrido pudiendo ver la presa, una de las más antiguas de España en uso.

Pantano de Almansa.
Pantano de Almansa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *